Método Luis Fonsi para implementar nuevas tecnologías en RRHH

Método Luis Fonsi para implementar nuevas tecnologías en RRHH

Por Daniel Laya

Existen muchas nuevas tecnologías disponibles para RRHH. El método deeespaacitooo ♫ busca que puedan ser verdaderamente aprovechadas y que no causen “reacciones adversas” en los empleados.

Muchas organizaciones se encuentran invirtiendo en tecnología para modernizar sus departamentos de recursos humanos en búsqueda de una mayor eficiencia, mejor servicio a sus empleados y agregar un mayor valor a sus organizaciones.

Pero con cierta preocupación observo que un buen grupo de estas organizaciones en proceso de actualización están haciendo sus inversiones en tecnología de la misma forma en la que se hacía hace 20 años: apostando a un solo proveedor con una plataforma que le solucione todos sus males y contratando todas las funcionalidades de esta plataforma desde el primer momento.

Incluso veo organizaciones que están explorando incorporar un bot para Recursos Humanos, para apoyar a los empleados con todas las preguntas que tengan sobre los procesos de RRHH, desde nómina hasta desarrollo de personas, pasando por evaluación del desempeño y mucho más. Por supuesto integrándolo con el sistema de RRHH para que pueda proporcionar información individualizada a los empleados sobre sus necesidades y además se comunique con ellos a través del chat o por voz tipo Alexa o Siri. Suena maravilloso, ¿no?

Si, pero tiene un alto riesgo de que muchas de las funcionalidades desarrolladas no sean la que los empleados necesiten o valoren más.

Las consecuencias de esto son: muchísimas horas de personal de IT y RRHH dedicadas al proceso de implementación, una subutilización de la herramienta que se ha contratado, por lo tanto, un bajo retorno de la inversión, con el adicional de tener una plataforma más compleja que la que se necesita.

Voy a mostrar un enfoque distinto: cómo hacerlo como diría Luis Fonsi, deeeespaaacito 🎶

Yo contrataría un bot que pueda apoyar en un área específica de RRHH, ejemplo, uno que pueda atender las dudas y requerimientos de los empleados sobre beneficios laborales. Otro ejemplo podría ser un chatbot que apoye a los nuevos empleados con sus dudas más frecuentes.

Si la empresa es muy grande (más de 5000 personas) lo implementaría primero en una sola unidad de negocios.

A nivel técnico sólo desarrollaría un canal de interacción, seguramente a través de un chat en la web interna de la empresa o portal del empleado.

La ventaja de hacerlo así es que la inversión inicial en dinero y tiempo (de RRHH e IT) es mucho más reducida y la podemos rentabilizar fácilmente.

Comenzar de forma modesta tiene la ventaja de disfrutar de un producto terminado y 100% operativo en muy poco tiempo con el que la organización puede interactuar y darte su feedback. Esto tiene mucho de filosofía Agile que ahora se habla en todos lados, y sí, Luis Fonsi es Agile ¿No lo sabías?

Durante los siguientes meses me dedicaría a evaluar su utilización, realizar los ajustes necesarios e ir incorporando nuevas funcionalidades, integrándolo a los sistemas de la empresa y ampliando su uso a las demás unidades de negocio de forma progresiva. Esto también creará  una cierta envidia sana en el personal de estas unidades y un efecto “pull”.

Conclusiones del enfoque Luis Fonsi:

  • Tendrás un sistema operativo en el mes dos en vez de en el mes 12.
  • La inversión se rentabiliza muy rápidamente (esto le encantará a tu Director Financiero).
  • Tu sistema crece de acuerdo con las necesidades y utilización de los empleados.
  • Los empleados se mantienen enganchados con la herramienta, ya que tiene nuevas funcionalidades cada dos o tres meses.

Pasito a pasito, suave suavecito…